Kekkaishi / polaridades en oposición

Estudio Sunrise
Director
Kodama Kenji
Tipo
Shonen
Año
2006-2008
Episodios
52
Género
acción, supernatural, drama, horror, superpoderes
Temas
demonios, ayakashi, técnicas espirituales, pelea, acción, shonen, sellos, fortaleza, kitsune, superpoderes, misterio, protección, héroe, fantasma, kekkai, kekkaishi

overview

Yoshimori y Tokine deben cuidar, cada noche, el poder sepultado bajo el terreno de su escuela de los ayakashi mediante una técnica que ha pasado de generación en generación: el kekkai o barrera.

1. polaridades: proteger vs. destruir

La temática es clara en los animes shonen: es, digamos, un cliché que impulsa incontables animes de este género: hacerse fuerte para proteger a quien se ama. Este deseo mueve a los personajes a grandes batallas y crecimiento personal a lo largo de miles de capítulos y es el centro del anime que se comenta en esta ocasión: Kekkaishi; sin embargo, y yo diría que es uno de los elementos que diferencian claramente a un buen anime de un ripoff, Kekkaishi se salva por sus personajes de caer en el cliché, en la fórmula preconcebida, dada la dimensión personal que se le va dando a cada uno de los episodios y que permite generar empatía con los personajes.

Yoshimori es -como tantos otros personajes centrales de un shonen: Ichigo o Naruto, como ejemplos clarísimos de esta tendencia- un elegido con un gran poder amodorrado en su interior y que en su momento despertará definitivamente o se mostrará, por lo menos, a lo largo de los capítulos en ciertos momentos decisivos; es, también, un adolescente -14 años- preocupado más por hornear pasteles que por profundizar en el conocimiento de la técnica legendaria del kekkai; un chico nada brillante pero con una gran intuición y poder de combate, así como un gran corazón. Del otro lado está Tokine, la chica a quien Yoshimori busca proteger a toda costa, y que es el opuesto contrario: inteligente, aplicada, hábil pero que debe recurrir al ingenio antes que al poder porque éste, en ella, es limitado. Los elementos, a cada cual más común en este género de anime, se salvan por un desarrollo enfocado en, digamos, la interioridad de los personajes y los momentos dramáticos, un muy buen timing en cuanto a comedia y las sorpresas bien dosificadas que van impulsando el anime a lo largo de sus 52 capítulos.

Los dos lados de la moneda (proteger vs. destruir, bondad vs. perversidad) están claramente delimitados en los personajes: Yoshimori vs. Masamori, y ambos polos en Shishio Gen -personaje mitad humano mitad ayakashi-.

2. la diferencia de lo humano

La dualidad se da también en el mundo que habitan los personajes: por un lado, los humanos, y por otro, los ayakashi -seres espirituales que buscan el misterioso poder de Karasumori para fortalecerse-; los primeros acostumbrados al día, los segundos a la noche; los primeros creando enlaces entre ellos, los segundos buscando la soledad. Esta tendencia de los ayakashi se rompe un grupo particular de ayakashi (Kakubourou) que buscan el poder de Karasumori y que, a diferencia de todos los otros que se muestran en la serie, son leales, aparecen con forma humana y buscan, además, transformarse en humanos.

Este poder de organización los hace diferentes y aún más poderosos, pues lideran a otros ayakashi de menos poder: los ataques multitudinarios a Karasumori son de lo mejor del anime y definen además la transformación definitiva de los personajes y el desarrollo de la historia. Si acaso habría que mencionar que la interrupción, en los últimos capítulos, del impulso final del anime para explicar las historias de algunos ayakashi parecen puestas fuera de lugar aunque en términos generales el anime no pierda mucho por ello.

3. el instinto de novedad

Me parece que Kekkaishi sobrevive con suficiencia a las convenciones del anime shonen y a otras series que parecen marcar con su influencia el devenir de este género por la habilidad de su creadora -Yellow Tanabe- al definir claramente a los personajes, sus motivaciones y la habilidad de mostrarlo sin prisas, dando las vueltas de tuerca con calma y con la misma sonrisa que el anime provoca cuando se le recuerda.

curiosidades

* Habría que hacer especial mención de algunos detalles que me parecieron geniales: cómo se puede reconocer y acceder a otra dimensión, la idea de que hay diferentes tipos de fuerza y hay que saber escoger el que mejor le queda a uno, el rechazo que una dimensión puede hacer de un individuo y viceversa, el contrato con ayakashi a cambio de partes del cuerpo o el alma y el modo en que se maneja, entre otras muchas ideas fantásticas que apuntalan esa sensación de novedad y frescura.

* Sólo un padre está presente y uno de los abuelos, en el caso tanto de Tokine como de Yosimori: la madre y la abuela, en el caso de la primera; el padre y el abuelo, en el caso del segundo.

* Imperdonable que no hayan continuado el anime, da para muchísimos capítulos más.

* Madarao es gay =D

* El diseño de los shikigamis al estilo chibi es genial y el uso que hacen de ellos para ejemplificar cosas en el anime también.

Más info

Enciclopedia Anime News Network
Wikipedia

Relacionados


About this entry